Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘safari en África’

Se trata de una de las preguntas frecuentes que podemos encontrar en la web de la empresa Cazatur, especializada en la organización de safaris a medida en África. De un total de 25 preguntas, esta es la tercera en orden de relevancia, situada justo después de “¿Un safari es caro?” y “¿Cuántos días necesito?”.

Desconozco tanto el tipo de persona que puede estar planteándose realizar un safari en el continente africano, como el tipo de preguntas que puede llegar a hacerse. Pero, llevada por la curiosidad, continúo leyendo y descubro que, según explica Cazatur, “África es sin duda un viaje que su mujer siempre recordará como una gran experiencia, así como sus hijos”. Además, “les saldrá más barato que cualquier otro tipo de viaje (100 o 150 dólares diarios)”. Supongo que, con esta respuesta, el futuro cazador se quedará más tranquilo. Yo me quedo perpleja.

El negocio de los safaris en África genera grandes beneficios para la industria de la caza y las autoridades que regulan su ejercicio. Rann Safaris, por ejemplo, la empresa con la que al parecer el rey don Juan Carlos ha viajado a Botsuana en varias ocasiones, ofrece diferentes tarifas en función de la presa a la que queramos enfrentarnos, desde los 30.000 dólares por diez días dedicados a la caza del búfalo, hasta los 60.000 destinados a perseguir al elefante, el animal más cotizado.

Su alto precio se explica por su escasez. El elefante es una especie amenazada en muchas partes de África. Según la ONG WWF-Adena, se augura su extinción en cincuenta años si no se toman las medidas de conservación necesarias frente a la caza furtiva, la destrucción de su hábitat o el tráfico ilegal de marfil.

Durante muchos años, la caza furtiva de elefantes supuso un serio problema de conservación y muchos países tuvieron que hacer frente a fuertes bajas en la población de estos paquidermos. Entre 1979 y 1989, se estimó que la población había caído de 1,2 millones a 600 mil.

La prohibición sobre el comercio de marfil en 1989, así como la inclusión del elefante en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio de Especies Amenazadas Fauna y Flora (CITES), permitieron mitigar el problema (que sigue estando ahí) e incluso hicieron que algunos países incrementarán sus poblaciones de elefantes, como Zimbabue, Botsuana o Namibia, cuya caza quedó permitida años después dado el excedente de elefantes alcanzado en la región.

Sin embargo, el tráfico ilegal de marfil y la consecuente caza furtiva continúan, marcando nuevos récords desde su prohibición hace ya 22 años. Según la ONG Traffic, en 2011 se confiscaron en el mundo 23 toneladas de colmillos de elefante, una cantidad que equivale, al menos, a 2.500 paquidermos muertos.

Al igual que Traffic, el programa de la CITES para la Supervisión de la matanza ilegal de elefantes (MIKE) ha revelado niveles cada vez mayores de caza ilegal. El propio Secretario General de la CITES, John E. Scanlon, ha expresado su inquietud por la reciente caza furtiva de cerca de 450 elefantes en el norte de Camerún. Según Scanlon, estas cifras son motivo de gran preocupación no sólo para Camerún, estado miembro de la Convención, sino también para los 38 estados del área de distribución del elefante africano, entre los que se encuentra Botsuana.

¿Cómo se explica entonces la legalidad de la caza? Seguramente, los defensores de la permisividad responderán que el exceso de elefantes pone en peligro la agricultura de la zona y genera conflictos territoriales con la población local. Cierto. Pero, ¿es realmente necesario coger un rifle y disparar para atajar estos problemas? ¿Por qué no se tienen en cuenta otras soluciones más respetuosas con la fauna africana? ¿Por qué no aprovechar el exceso de elefantes de unos países para trasladarlos a otros en los que estos escaseen?

Dejemos a un lado las balas. Olvidémonos de preguntas tan superfluas como la que preside esta entrada y centrémonos en estar a la altura de los tiempos y de las circunstancias. Por respeto a los elefantes africanos y a nuestra propia especie.

Anuncios

Read Full Post »